jueves, 11 de junio de 2015

La Copa América: Fútbol y Masculinidades (crónica).

La Copa América está a punto de iniciar los 90 minutos más intensos de la sangría futbolera americana. Aún resuenan los ecos de la fiesta mundialista que se vivió en Brasil 2014 y toda la pasión que se vivió en las canchas, estadios, bares, casas y en todos los lugares donde un televisor o una radio avivan la hinchada alentando a los gladiadores que buscan el gol.

La actual copa tiene en los chilenos/as un sentido cercano y próximo, se juega en nuestros estadios, las selecciones se alojan en nuestras ciudades y en esta copa “somos más protagonistas.” Aunque la mayor parte de los chilenos/as sólo se entera del fútbol por los medios de comunicación y son los menos los que participan de la fiesta de las galerías, los cantos, gritos de aliento, noventa minutos de saltos, gritos, de ofensas y chuchadas al equipo rival.



Cada día el fútbol con su maquinaria comercial, multimedial, económica y de moda impacta más  en la población; todos los medios y su difusión harán que el mes de junio sea sólo Copa América y toda la propaganda en torno a los noventa minutos más esperados por los hinchas. Un mar de poleras rojas, banderas, cornetas y papel picado adornaran las calles, todos preocupados del aparato donde transmiten los partidos, del asado y de la diversión. Las diferencias estarán marcadas por los barrios donde se reúne la hinchada, por sus bares, plazas y puntos de encuentro.

Sin ninguna duda esta fiesta futbolera en la que jugamos de local y que reúne a los mejores jugadores de este lado del mundo, lleva en su entraña la pasión orgásmica del triunfo, de burlar al rival, de hacer una jugada para ridiculizarlo y gritarle fuerte en su cara que agujereamos su entrepierna más resguardada, el arco; para demostrar con ello nuestra superioridad.

En ese espectáculo nos divertimos hombres, mujeres, niños/as, muchos jóvenes y cada vez más mujeres. Destacamos que cada vez más mujeres se hacen parte de esta fiesta porque toda la industria mediática, propagandista y amplificadora de la cultura futbolera tiene un sello machista, clasista, discriminador y sexista donde las mujeres son cosificadas de acuerdo a su cuerpo y el tipo de transgresión a las que están dispuestas, siempre a los ojos de los hombres que las miran con la misma pasión y calentura de gol. Además en este contexto futbolero regional, la explotación sexual infantil, la homofobia, son algunas de las prácticas que se generan en torno al fútbol y los dominios masculinos hegemónicos.

El fútbol nos gusta como juego, con su pasión, esfuerzo, juego de habilidad, trabajo colectivo y mucha garra. Si el equipo gana o pierde nos sigue gustando, nos gusta hacer la fila en el estadio y caminar rápido a la entrada de puerta que nos  lleva a la galería, nos gusta  cuando sale el equipo y millones de papeles picados, voces, gritos, saltos sudorosos, poleras al viento, millones de partículas azules, rojas y blancas en el cielo tras un sólo clamor, ganar y pasar la mejor tarde de la vida alentando al equipo.

Si ponemos la pelotita en tierra y miramos por donde va el contexto de esta Copa América y del fútbol cada vez más manejado por las empresas, nos gusta menos. Se levanta la estela de una fiesta diseñada para los hombres donde las mujeres son transformadas en un objeto de consumo, como la cerveza o el asado. Toda la fiesta es una fiesta de transgresión al servicio de los varones lo que potencia la fiebre machista y la hegemónica cultura patriarcal.

Como en la película brasileña “el año en que mis padres se fueron de vacaciones”  de Cao Hamburger, en el marco del mundial de 1970, mientas corre la pelota por los estadios y la hinchada atenta a los resultados, se vive otra historia, una más trágica en el Brasil de los oscuros años de la dictadura. Hoy en el marco de esta copa la violencia hacia las mujeres vive su peor jugada. Hoy ya son 28 las que han muerto en manos de sus (ex) parejas, pero parece que esto no existe, no está en la prensa, en las conversaciones, en las estadísticas de los centros de estudios, en las cartas de los lectores de diarios, etc. La muerte de las mujeres en manos de sus parejas no es tema de hombres. El femicidio no es parte de nuestra conversación social. El fútbol, sí.

Mientras la pelota corre por los estadios de Chile en esta Copa América, los hombres debemos poner la pelota en el piso, mirar en contexto y decir con fuerza que el partido de la violencia contra nuestras compañeras, amigas, vecinas, familiares y muchas otras mujeres, no lo jugamos, pero también debemos cuidarnos de ser parte de la hinchada que vocifera y canta una canción cargada de burlas, expresiones donde la feminización del rival es la constante y lo femenino es un objeto de uso, de burla y de ofensa.

Es cierto que el futbol, las copas, torneos, tardes de estadio y de bares mirando el partido, son mucho más que el machismo descrito, pero también son parte de él y no podemos  quedarnos parados viendo botear la pelota…

En esta Copa América no juguemos el partido de la violencia y del machismo. Juguemos el partido de la colaboración, el respecto, la indignación frente a la violencia machista que asesina mujeres en nuestra sociedad.
Kolectivo Poroto, hombres por otros vínculos
Junio, 2015.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada